Rabia

Rabia, un cuento incluido en Las cosas que no decimos.

Transacción

CUENTO – Una transacción en quincena o fin de mes es inconcebible dados los hábitos del proletariado

Esta es la casa

CUENTO – Esta es la casa de las mil habitaciones; mil puertas y mil cerrojos por los que miro en busca del reloj.

Samanta

CUENTO – Una joven periodista ahonda en un pasado degenerado que no se esfuerza en olvidar; su psicólogo, en cambio, intentará eliminarlo de raíz.

Los moradores

Cuento. ”La habitación alberga un festín en el que no hay lugar para el respeto o la dignidad, y aunque alguna vez yo también atendí solo a la lujuria, hoy estoy seguro de que este no es un sitio para mí.”

“Máscaras” (Cortometraje)

Dicen que las coincidencias no existen, pero qué bueno que, sea lo que sea esto, haya pasado. Adaptación en cortometraje del cuento “Máscaras” (publicado en noviembre aquí) por estudiantes de Comunicación Audiovisual en Quito, a quienes sin conocer en lo absoluto, agradezco por el honor. ¡Que hayan más sorpresas como estas!

Máscaras

A juzgar por el color del cielo no son las cinco de la tarde; ni las seis, ni tampoco las siete, sino más bien una hora cercana a las ocho. En todo caso, los faroles dispuestos  a lo largo de la calle Agustinas aún no se encienden, pero los rayos de luz que sobreviven entre…

¡Mi segundo libro!

Quienes me conocen de cerca saben cuánto he estado esperando poder publicar de nuevo, y esa espera ha terminado. Es con enorme alegría que hoy anuncio que en las próximas semanas estaré presentando mi nuevo libro, el cual empecé a escribir en enero y terminé en marzo, de este año. En abril, revisé el libro,…

El cuentista

Había pasado una semana desde el funeral de mis padres, quienes habían fallecido en un accidente automovilístico. Todavía no me recuperaba del suceso, pero la corte había decidido ya mi destino. Durante mis quince años de vida había pensado que mi familia empezaba y terminaba con mis padres, puesto que jamás me habían presentado a…

Peregrino

     Guayaquil: 2’500.000 habitantes, y no creo caber entre ninguno de ellos. Me considero un extranjero, pero no del Ecuador, sino del mundo. Creo estar de paso por aquí, y creo que mi boleto de partida está por imprimirse. No contemplo el suicidio; tal vez ni siquiera lo necesito, puesto que mi cuerpo, a…

La casa del sosiego

Nota del autor: Este texto llevó por título primero “Las aves que se llevan el dolor”.  — ¿Qué tienes, Paula? — Nada, sólo no me siento bien. — No me mientas, sé cuando estás triste. — Creo haberte dicho lo de mis padres—explica—. Parece ser inevitable. Pongo mi brazo sobre sus hombros y la beso en la…