Máscaras

A juzgar por el color del cielo no son las cinco de la tarde; ni las seis, ni tampoco las siete, sino más bien una hora cercana a las ocho. En todo caso, los faroles dispuestos  a lo largo de la calle Agustinas aún no se encienden, pero los rayos de luz que sobreviven entre…